Skip to main content
Artículo

La Plataforma Humanitaria Global: ¿una oportunidad para las ONG?

INTRODUCCIÓN

La Plataforma Humanitaria Global se creó en julio de 2006 para reunir las tres familias de la comunidad internacional—las ONG, el Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna, así como las Naciones Unidas y organismos internacionales asociados—con el fin de incrementar la eficacia de la acción humanitaria. [1]

Aunque a menudo se la confunde con un proceso más amplio de reforma humanitaria—caracterizado por sus células, su instrumento de financiación revisado y sus planes para reforzar el sistema del Coordinador Humanitario—la Plataforma constituye una iniciativa única que pretende afianzar las relaciones entre los principales agentes humanitarios. El desarrollo de la Plataforma hunde sus raíces en el reconocimiento de que los problemas a los que se enfrentan los agentes implicados en la acción humanitaria son demasiado amplios como para que los organismos los puedan afrontar de forma individual.

Hasta ahora, la comunidad humanitaria internacional se ha estructurado en torno a un núcleo de las Naciones Unidas, rodeado por agentes externos. Las Naciones Unidas han tomado la iniciativa y otros agentes se les han sumado, o se han desmarcado y han continuado desarrollando sus propios programas. El Comité Permanente Interagencial (IASC, por sus siglas en inglés) [2] está formado por todos los organismos de las Naciones Unidas que trabajan en el ámbito humanitario, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la Organización Internacional para las Migraciones, el Banco Mundial y tres consorcios de ONG: el Consejo Internacional de Organizaciones Voluntarias (ICVA, por sus siglas en inglés), con sede en Ginebra [3]; la coalición InterAction, con sede en Washington DC [4]; y el Comité Directivo para la Respuesta Humanitaria (SCHR, por sus siglas en inglés), cuya sede se encuentra en Ginebra y Nueva York [5]. Aunque en el IASC se incluyen agentes que no forman parte de las Naciones Unidas, la programación de las reuniones del Comité se centra principalmente en torno a la ONU.

La Plataforma parte de una premisa diferente: que la comunidad humanitaria internacional está formada por tres familias idénticas. El reconocimiento de este hecho significaría un cambio radical para el sistema de las Naciones Unidas y la confirmación de que, en realidad, las ONG y el Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja movilizan más recursos humanitarios, disponen de mayor personal de campo y tienen mayor capacidad de apoyo que la propia ONU. Cada vez con más frecuencia, los donantes canalizan los fondos a través de las ONG, que se consideran más rentables y más flexibles que los organismos de las Naciones Unidas. Los dos organismos gubernamentales que hacen mayores aportaciones—la Dirección General de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea y la Agencia Norteamericana de Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés)—canalizan, cada uno, entre el 60% y el 70% de su ayuda a través de las ONG. [6]


[1]  Para obtener más información sobre la Plataforma Humanitaria Global, visite www.icva.ch/ghp.

[2] www.humanitarianinfo.org/iasc

[3] www.icva.ch

[4] www.interaction.org

[5] www.humanitarianinfo.org/iasc/content/about/schr.asp

[6] Abby Stoddard, ‘Alerta humanitaria: información sobre las ONG y su repercusión en la política exterior de Estados Unidos’ (Humanitarian Alert: NGO Information and Its Impact on US Foreign Policy), Bloomfield, CT: Kumarian Press, 2006.

Autor

Más

Get daily updates from Brookings