Skip to main content
Artículo

Educación para desplazados internos

y

SELECCIÓN

Entre las barreras a la educación que los niños desplazados internos enfrentan frecuentemente están:[1]

Falta de infraestructura: en situaciones de desplazamiento inducido por conflicto, las escuelas a menudo han sido destruidas o dañadas y las instalaciones escolares (y los maestros) han sido objeto de ataques. En los campos de desplazados internos y asentamientos, las escuelas tienden a ser instalaciones improvisadas que solo ofrecen educación primaria. Muchas de las escuelas establecidas—a menudo por los desplazados—no cuentan con pizarrones e incluso techos.

Seguridad: ir a la escuela puede implicar el atravesar campos minados o bloqueos militares en los caminos. En Afganistán, las amenazas de violencia sexual en el camino a la escuela mantuvo a muchas niñas desplazadas en sus casas.

Pérdida de documentación: el desplazamiento a menudo va acompañado de la pérdida o confiscación de documentos de identidad. Sin documentación, puede que los niños desplazados no puedan inscribirse en la escuela. Obtener reposiciones de documentos a menudo es muy difícil y peligroso, pues requiere que los desplazados regresen a su área de origen, aunque ésta todavía no sea segura.

Ver artículo completo (enlace externo)


[1] Véase Erin Mooney y Colleen French “Barreras y Puentes: Acceso a la Educación para Niños Desplazados Internos (Barriers and Bridges: Access to Education for Internally Displaced Children)”

Autores

Get daily updates from Brookings