Skip to main content
Artículo

El vacío institucional para los desplazados internos por desastres naturales

Roberta Cohen

Las previsiones apuntan a que el cambio climático incrementará en gran medida el número y la gravedad de los desastres naturales, los cuales desplazarán a millones de personas en los cinco continentes. Es necesario que la comunidad internacional reconozca a los desplazados por los desastres y establezca nuevas medidas institucionales para proteger sus derechos humanos.

Cuando se redactaron los Principios Rectores sobre el Desplazamiento Interno en la década de los noventa, apenas había consenso sobre si se debía incluir los derechos de los que habían quedado desarraigados debido a los desastres naturales. Los que se oponían argumentaban que únicamente debían considerarse desplazados internos a aquéllos que huían de la persecución y la violencia o, dicho de otro modo, aquéllos que reunían los requisitos para obtener la condición de refugiado si cruzaban alguna frontera. Sin embargo, la mayoría estaba a favor de incluirlos porque, al responder ante las catástrofes, algunos gobiernos suelen discriminar o desatender a determinados grupos por motivos políticos o étnicos o no tienen en cuenta sus derechos humanos de otras maneras diversas.

No obstante, no todos los expertos, gobiernos, organizaciones internacionales y ONG respaldaban una definición tan  amplia e, incluso hoy en día, muchos intentan soslayarla. Un informe de expertos, realizado para el gobierno británico en 2005, recomendaba que se limitara la noción de desplazados internos a los desplazados por la violencia porque las causas y las soluciones de un y otro desplazamiento eran distintas, de modo que resultaba “confuso” incluir a los dos tipos en la definición de desplazado interno. [1] Algunos gobiernos también han eludido utilizar esta denominación para los desplazados por catástrofes naturales. En Aceh (Indonesia) el gobierno optó por calificar como “sin techo” a los desplazados por el tsunami, probablemente para distinguirlos de los “desplazados por el conflicto interno”, que están más politizados y a los que el gobierno ha prohibido acceder a la asistencia. [2] Los funcionarios en EE.UU. aceptaron todas las descripciones posibles de los desarraigados por el huracán Katrina excepto la de desplazados internos. Los denominaron “refugiados”, “evacuados” y, por último, “víctimas del desastre” porque, en su opinión, los desplazados internos son personas desplazadas debido a conflictos armados en otros lugares. El Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC, por sus siglas en inglés) tampoco incluye en sus estadísticas a los que se han visto forzados a abandonar su hogar por los desastres naturales, aunque reconoce de forma inequívoca que son desplazados internos. De modo parecido, ACNUR dejó claro en 2005 que, aun cuando actuaría como agencia líder en la protección de los “desplazados internos debido a los conflictos” en el nuevo enfoque de clusters de la ONU, su función no se extendería a los desplazados por los desastres, salvo “en circunstancias excepcionales”. [3]

Ver articulo completo » (enlace externo)


[1] Vease Castles, S. y Van Hear, N. 2005, Developing DFID’s Policy Approach to Refugees and Internally Displaced Persons (La elaboración de la estrategia políca sobre refugiados y desplazados internos del Departamento para el Desarrollo Internacional), vol. 1, Centro de Estudios sobre Refugiados, Oxford, p. 12. Disponible (inglés en: http://tiny.cc/DFIDPolicy.

[2] Couldrey, M. y Morris, T., “Post-tsunami protection concerns in Aceh” (“Problemas de protección tras el tsunami de Aceh”), Revista Migraciones Forzadas, julio de 2005. Disponible (inglés) en: http://www.fmreview.org/FMRpdfs/Tsunami/12.pdf

[3] ACNUR, Internally Displaced People: Questions and Answers (Desplazados internos: preguntas y respuestas), septiembre de 2007. Disponible en inglés en: http://www.ACNUR.org/basics/BASICS/405ef8c64.pdf

Autor

Get daily updates from Brookings