El Mundo

Bin Laden y Al Qaeda son producto de la globalizaci�n

¿Quién iba a decirles a los defensores a ultranza de la globalización que ésta crearía unos monstruos como Osama bin Laden y la red terrorista Al Qaeda? Al menos, a Michael Armacost, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos en la Administración Reagan y uno de los más prestigiosos expertos estadounidenses en política exterior, no le cabe la menor duda de que el mundo sin fronteras que propugna el capitalismo tiene estos inconvenientes.

Bin Laden y Al Qaeda son producto de la globalización: los terroristas que perpetraron los atentados del 11 de Septiembre se movieron con plena libertad por Estados Unidos, tomaron lecciones de vuelo sin problemas y realizaron operaciones bancarias por todo el mundo a través de las redes de alta velocidad», recuerda Armacost, presidente de la Brookings Institution, uno de los think tank (un centro de análisis y de estrategia) más reconocidos en Estados Unidos.

Al Qaeda no ha sido destruida y puede seguir organizando ataques. Sus células están escondidas en muchos países, por lo que el reto queda claro: combatir el terrorismo exige nuevos instrumentos», asegura Armacost, que ayer expuso en Madrid su visión sobre los cambios en la política exterior norteamericana tras el 11-S.

Complete article available at El Mundo.