Comprendiendo los Planes de Estímulo Económico del G-20

La crisis económica global continua demandando respuestas políticas urgentes mientras que los índices de crecimiento caen en picado en todas las principales economías avanzadas y emergentes. Para contener la marea de males económicos y restablecer el crecimiento económico, numerosos países han implementado planes de estímulo fiscal. Los países del G-20, en particular, se comprometieron en noviembre de 2008 a emplear medidas fiscales de forma agresiva para refortalecer sus economías. ¿Cómo están cumpliendo esa promesa y qué aspecto tienen hasta ahora los planes de estímulo que han anunciado?

Para ayudar a descifrar los planes de estímulo del G-20, a continuación se detallan algunas herramientas y análisis sencillos sobre las actividades indicadas hasta la fecha.

Mapeo del Dinero: Un mapa interactivo de los Planes de Estímulo del G-20

Haga clic para ver el mapa interactivo »

Flash


Este mapa interactivo muestra datos sobre el tamaño de los planes de estímulo fiscal según lo anunciado por los políticos, reunidos por el Fondo Monetario Internacional y complementados con información adicional de una variedad de fuentes.

Los países con planes de estímulo grandes y de distribución anticipada aparecen en verde. Los que tienen planes modestos en cuanto a tamaño y velocidad aparecen en amarillo. Otros planes que son considerados de alcance insignificante por los autores Eswar Prasad e Isaac Sorkin, aparecen en gris.

Ver más información sobre los planes de estímulo en las regiones de Latinoamérica y del Caribe »

Análisis: Lo Más Destacado del Plan Fiscal del G-20

Tamaño del Estímulo


  • Casi todos los países del G-20 han acordado algún tipo de plan de estímulo fiscal.
  • El importe total del estímulo para los países del G-20 asciende a aproximadamente 692 miles de millones de dólares para 2009, lo cual es aproximadamente el 1,4 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de estos países en conjunto.
  • Tres países (EE.UU., China y Japón) responden de casi 424 miles de millones de dólares del total del paquete de estímulo para 2009 del G-20. Eso es aproximadamente el 39 por ciento (del total del estímulo del G-20) para EE.UU., el 13 por ciento para China y el 10 por ciento para Japón.
Composición del Estímulo

  • Existe un debate considerable sobre si los recortes de impuestos o del gasto es más eficaz para estimular la demanda y el crecimiento domésticos.
  • La mayoría de los países que han anunciado más de una ola de estímulo han aumentado la cuota de su gasto (comparada con los recortes de impuestos) para las segundas rondas del estímulo, como ha hecho EE.UU. desde enero de 2008 hasta enero de 2009.
  • Existe una gran variación en los países en la parte del estímulo que está dedicado al recorte de impuestos. Entre los países del G-20, excluyendo a EE.UU., aproximadamente un tercio del estímulo está justificado por los recortes de impuestos y el resto por medidas de gasto.
Velocidad del Estímulo 
  • Los países varían en el grado de “concentración al comienzo del programa” (la velocidad con la que las medidas de impuestos y gastos afectan a la economía real) en sus planes. Esto es parcialmente una función de la variación en los procesos presupuestarios de cada país.
  • De los 19 países que conforman el G-20 (el vigésimo lugar lo ocupa la Unión Europea en conjunto), solamente cuatro países (China, Alemania, Arabia Saudí y EE.UU.) tienen pensado gastar tanto o más en el estímulo (como una parte del PIB) en 2010 que en 2009.

Evaluando los Planes de Estímulo Económico del G-20: Una mirada más a fondo
Por Eswar Prasad e Isaac Sorkin

La crisis financiera se convirtió en una crisis macroeconómica más amplia en el otoño de 2008. Desde entonces, la economía mundial se ha enfrentado contra un muro, con un crecimiento que desciende vertiginosamente en todas las principales economías avanzadas y emergentes.

La política monetaria actuó como una primera línea de defensa contra la crisis, pero las medidas convencionales parecen haber alcanzado sus límites en muchos países. Las tasas de interés determinadas por la política monetaria en muchos países, incluyendo a EE.UU., el Reino Unido y Japón, ahora están cercanas al cero nominal de límite mínimo. Además, la implosión de los sistemas financieros en muchas economías ha provocado que los mecanismos de transmisión monetaria sean mucho menos eficaces.

De ese modo, la política fiscal es esencial para reactivar la recuperación global o, como mínimo, para evitar que el Producto Interior Bruto global (PIB) disminuya más. En la cumbre del G-20 de noviembre de 2008 en Washington, DC, los líderes de los países del G-20 prometieron “emplear medidas fiscales para estimular la demanda doméstica hacia un efecto rápido, según sea oportuno, mientras que se mantiene un marco político propicio para la sostenibilidad fiscal”. ¿Cómo han actuado de bien estos países en esta promesa?

En esta nota, ofrecemos una evaluación detallada de las medidas de estímulo en cada una de las economías del G-20. En primer lugar presentamos datos sobre el tamaño de los paquetes de estímulo fiscal según lo anunciado por las autoridades y recopilado por el FMI.[1] Estos datos representan los cálculos del tamaño de nuevas medidas, más que el tamaño anunciado de los paquetes de estímulo, que normalmente incluyen medidas ya planificadas antes que el alcance de la crisis estuviese claro. Entonces complementamos estos números finales con información adicional de una variedad de fuentes. Esto nos permite evaluar los paquetes de estímulo fiscal basándonos en tres criterios claves:

  • Tamaño: el alcance del estímulo en comparación con el PIB
  • Composición: el balance entre las medidas de gasto y de ingresos
  • Concentración al comienzo del programa: la velocidad con la que las medidas fiscales surten efecto

Lea el artículo completo » 

[1] Aunque podemos disponer de información más actualizada de algunos países, a estas alturas hemos elegido no revisar de modo selectivo los datos del FMI para garantizar la consistencia de las cifras. Las nuevas cifras no afectan a ninguna de nuestras conclusiones de modo significativo.