Inversión Social Privada en Educación en América Latina y el Caribe: Mapeando la Magnitud de la Contribución Privada de las Multilatinas destinada a Bienes Públicos

SINTESIS

Multilatinas y Educación

América Latina ha visto un crecimiento sostenido y robusto en el curso de la última década, aún mientras la mayor parte del mundo desarrollado se batía entre la crisis financiera y la recesión. Muchos factores han impulsado este éxito: altos precios de los commodities, una clase media creciente, sólidas gestiones macroeconómicas y mercados financieros cada vez más desarrollados. Una fuerza particular detrás del crecimiento regional ha sido el crecimiento de las multilatinas – empresas multinacionales con base en América Latina con operaciones a lo largo de toda la región y a menudo en otras regiones del mundo. Las multilatinas son hoy responsables por 2.1 millones de empleados en la región y aproximadamente US$ 780 mil millones de facturación anual. Las multilatinas en sí, sin embargo, optan por invertir la mayor parte de su dinero en otras partes del mundo. Mientras se ha registrado un incremento en los flujos de inversión extranjera directa hacia la región, hasta un total de US$ 113 mil millones en 2010, la inversión extranjera directa de América Latina hacia el exterior también ha crecido. Esta última se ha cuadruplicado entre 2009 y 2010, alcanzando un techo récord de US$ 43.1 mil millones.

Una de las hipótesis sobre la falta de inversiones regionales es que el estado de la educación y el aprendizaje en el continente limita la habilidad de las multilatinas de expandirse y reinvertir en su propio patio trasero. A pesar de los índices relativamente altos de enrolamiento escolar en los países latinoamericanos y del Caribe, numerosos indicadores demuestran una drástica necesidad de mejorar la calidad educativa. Diversas evaluaciones internacionales y domésticas resaltan la naturaleza extrema de la crisis educativa en la región. La más reciente prueba PISA (Programme for International Student Assessment) a cargo de la OCDE que mide el desempeño en lectura, ciencias y matemática de estudiantes de quince años de todo el mundo ubica a Chile como el país con mejor desempeño en América Latina ubicándolo 44º entre 65 países en lectura y ciencia. Uruguay se ubicó primero entre los demás de la región en matemática llegando al puesto 49º. De modo similar, un relevamiento de percepciones entre líderes empresarios halló que los países latinoamericanos cuentan con algunos de los sistemas educativos de menor ranking en términos de calidad.

A pesar del creciente apoyo gubernamental a la educación en América Latina durante las últimas décadas, compromisos aislados de los presupuestos nacionales y el estancamiento en la cooperación internacional de países donantes ha dejado a muchos sistemas públicos al borde del desfinanciamiento. Mientras algunos países invierten más en educación que otros, los presupuestos gubernamentales para la educación son impactados por aspectos estructurales que van desde la capacidad de recaudación de impuestos hasta la evasión impositiva de pequeñas y grandes empresas. Este año, mientras los gobiernos donantes recortan, reducen o eliminan su cooperación en la región, los presupuestos educativos de más de 20 países se verán afectados.

No existen datos agregados sobre la inversión social privada en educación al interior de América Latina. Este estudio preguntó una pregunta simple: ¿Qué están haciendo las multilatinas a través de su inversión social y sus portfolios filantrópicos para apoyar la calidad de la educación pública en la región?

El informe completo está actualmente disponible en inglés. La versión en español llegará pronto.