Revista de Migraciones Forzadas

El nexo entre el desplazamiento y la paz

INTRODUCCIÓN

La resolución del desplazamiento interno está inextricablemente ligada al logro de una paz duradera.

En algunos países, es tal la escala del desplazamiento que no sería realista planear un futuro pacífico sin incorporar las necesidades de los desplazados internos y sin garantizar su participación activa. Sin embargo, por desgracia, no se les suele tener en cuenta en los procesos de paz.

Ayudar a las poblaciones desplazadas a regresar y a reintegrarse puede paliar las causas fundamentales de un conflicto y contribuir a evitar más desplazamientos. De hecho, el retorno de los desplazados puede ser un indicador de paz y puede contribuir a validar el orden posterior al conflicto. Por otro lado, los desplazados internos pueden formar parte de la política local y también pueden realizar una importante aportación para recuperar la economía de su comunidad. En algunos países, los desplazados se han convertido en parte del conflicto y, por lo tanto, es necesaria su participación para resolverlo.

Todo lo anterior también es válido para los refugiados, aunque los desplazados internos suelen presentar otras necesidades que requieren una atención específica durante los procesos de paz. A menudo, éstos últimos se quedan cerca de las zonas conflictivas, por lo que son más vulnerables a la violencia. Asimismo, prestarles asistencia humanitaria suele ser más difícil. A diferencia de lo que ocurre con los refugiados, el derecho internacional no atribuye una protección específica a los desplazados internos. Además, estos últimos necesitan cobijo, es posible que no puedan reponer documentos oficiales y, por ello, puede que tengan problemas para recuperar sus tierras y bienes.

Ver artículo completo (enlace externo)