Revista de Migraciones Forzadas

Concretar las promesas para terminar la crisis de desplazamiento en Georgia

En diciembre de 2005, realicé una misión oficial a la república cacásica de Georgia. Además de Tbilisi, visité la región de Samegrelo y las regiones autónomas de facto de Osetia del Sur y Abjasia.

Me impactó la miseria en la que aún viven miles de desplazados internos, más de una década después de las luchas violentas que provocaron la huida de sus hugares. Al mismo tiempo, recibí garantías muy firmes de que hay planes gubernnamentales en camino de efectuarse para desarrollar e implementar una nueva política sobre desplazamiento interno para terminar con su situación recurriendo a soluciones duraderas. Los principales obstáculos son la ausencia de soluciones políticas a los conflictos regionales y el consecuente sentimiento generalizado de inseguridad. Como resultado, los movimientos de retorno son lentos—y casi inexistentes en algunas áreas. El apoyo internacionl para inversión en rehabilitación y desarrollo está obstaculizado.

El retorno sostenible de personas a la región de Gali en Abjasia está obstruido por medidas administrativas dirigidas contra los que retornan, ataques y acoso, así como la impunidad generalizada de los perpetradores. Aún si no tiene significado internacional, la llamada "Ley de la República de Abjasia sobre Ciudadanía de la República de Abjasia" de 2005, discrimina a las personas de origen no abjasio y pueden por lo tanto, crear dificultades para los repatriados. Se ha reportado que las autoridades han restringido el uso del idioma georgiano en las escuelas, con efectos perniciosos en la prestación y calidad de la educación.

En Osetia del Sur, algunos desplazados internos han regresado y se han integrado localmente, aunque muchos viven bajo condiciones deplorables con asistencia internacional insuficiente. Se me confirmó que la mayoría prefiere no regresar a sus hogares originales por miedo a la discriminación y al acoso. Es notoria la falta de un mecanismo de restitución de la propiedad para desplazados internos osetios, una situación que yo he incentivado al gobierno a remediar sin mayores retrasos.

Ver artículo completo (enlace externo)